Seleccionar página

NUESTRA HISTORIA


Persistencia, Confianza y Gratitud

En Hidro Andes SRL, nuestra historia es un testimonio de la fuerza de la determinación. Desde nuestros inicios, hemos enfrentado desafíos con dedicación, construyendo lazos de confianza con nuestros clientes y agradeciendo profundamente a cada miembro de nuestro equipo.

Cada paso que hemos dado ha sido guiado por el esfuerzo incansable de todos los involucrados. Cada logro es un reflejo de la pasión que nos impulsa. Desde nuestros colaboradores hasta nuestros clientes, cada conexión es un recordatorio de la importancia de trabajar juntos.

Nuestra historia es un tributo a la superación, al aprendizaje constante y a la voluntad de crecer. Cada capítulo está marcado por la gratitud hacia quienes han contribuido. Nuestro pasado nos impulsa y con gratitud abrazamos el futuro que construiremos juntos.

Emilio Palmieri

Fundador de Hidro Andes srl

La inspiradora historia de Emilio Palmieri, fundador de Hidro Andes, es un testimonio de esfuerzo y perseverancia que nos lleva a través del tiempo. En 1969, Emilio tuvo sus primeras experiencias con un torno, marcando el inicio de su viaje en el mundo de las bombas de agua.

Poco después, se sumergió en el aprendizaje al trabajar en su primer taller, llevando consigo su pasión y máquinas. Durante un año y medio, a sus 30 años, adquirió valiosos conocimientos sobre la colocación y extracción de bombas, empapándose de información vital.

Sin embargo, Emilio enfrentó su primer desafío, el manejo del dinero y los pagos con sus socios, lo que no encajaba del todo en su visión. Fue entonces cuando decidió emprender un nuevo camino junto a dos amigos y conocidos en los años 70. 

Juntos, comenzaron a trabajar en un pequeño galpón cerca de la plaza Godoy Cruz, que pronto se quedó pequeño para sus ambiciones. Los dueños del galpón poseían unas galerías más grandes, un espacio de 1500m2 que se ajustaba mucho mejor a sus necesidades.

Con el tiempo, la sociedad se disolvió debido a diferentes razones, y cada uno siguió su propio camino. Sin embargo, Emilio decidió quedarse con la empresa, comprando las partes de los socios que vendieron sus participaciones, una tarea ardua que llevó dos años de esfuerzo constante.

Finalmente, en 1975, Emilio comenzó su viaje en solitario, un año que marcó la fabricación de su primera bomba para un cliente recomendado por Pino, un mentor invaluable en la industria. Esta etapa crucial de la historia de Hidro Andes tuvo lugar en el taller actual de la empresa, adquirido por Emilio con los fondos provenientes de la venta de la casa de su padre, marcando un nuevo comienzo para Hidro Andes.

La historia de Emilio Palmieri es un testimonio de tenacidad, dedicación y pasión por construir un legado en el mundo de las bombas de agua, un legado que continúa prosperando hasta el día de hoy en Hidro Andes.